De colacaos y otras historias

Más de una vez en mi cocina, mientras me hacia un colacao (casi siempre con nesquik o ‘cacao soluble hacendado”) pensé en montar una ‘Colacaoteria’. Sí, es que de pequeño yo era abstemio y pretendía serlo el resto de los dias de mi existencia. Y pensaba, claro está, que si los señores podían disfrutar de diversos cocteles alcoholicos en los bares o tomar innumerables tipos de cafés en las cafeterías… ¿Por qué no iba a poder abrir yo un local dedicado a la leche con cacao? Todo tenía su lógica aplastante, pues hay mil y una formas de prepararlos. Tendría una carta llena de elementos, por ejemplo:

-Albino. (Corto de cacao, leche fría)
-Mulato. (Este sería mi preferido, ni con mucho ni con poco)
-África Negra (Con muchas cucharadas)
-África Negra con Masais (Con muchas cucharadas y grumitos)

Etcétera. Cada visitante podía pedirlo a su antojo. Y habría batidos y un surtido inmenso de dulces para compartir la leche. Me encantaba fantasear con este tipo de cosas. Hoy en dia creo que con una buena inversión y mucha publicidad sería uno de los locales mas ‘fashion‘ e ‘in‘ de cualquier ciudad moderna.

Auroville es una ciudad experimental situada en la India. Me ha llamado la atención porque fue creada para tener “el lugar en una vida comunitaria internacional, donde hombres y mujeres aprendan a vivir en paz, armonía, más allá de todas las creencias, opiniones políticas y nacionalidades”. ¡Cuanto misticismo! Mas allá de toda esta aura mística destaca que el proyecto siga vivo con mas de 40 años a sus espaldas. La verdad, no estaría mal viajar allí para codearse con todos sus habitantes. Me imagino un lugar lleno de extraños perroflautas y/o neohippies graciosos y amables. Seguro que daban ganas de abrazarlos cual osos de peluche con un gran trasfondo espiritual. Ya de paso aprovecharía ese viaje para ir a una posada un tanto extraña.

El Astronomers Inn es un hotel situado al lado del Observatorio Astronómico Vega-Bray, en Arizona. Dicen que muchos astrónomos aficionados van allí con sus telescopios a observar desde las ventanas. Y si no tienes telescopio gentilmente te alquilan uno. ¡Incluso puedes contratar a un geniecillo de postín para que te haga de guía! No es una mala opción, podría llegar a ser incluso romántico si se monta bien. Estrellas, telescopios, champagne, bombones, y más telescopios…

Aun habiendo nacido en el centro de toda la Península Ibérica (o precisamente por eso) nunca he mostrado demasiada simpatía por este país llamado España. Las tierras, los paisajes, el legado histórico y muchas otras cosas son excelentes. Posiblemente de lo mejor a nivel mundial. Pero la gente… ¡ay! la gente es otra historia completamente diferente. Quizá no es que odie a España (bueno, el concepto un poco, no nos vamos a engañar) sino a los españoles . Podría poner muchos ejemplos o paralelismos de nuestras particularidades como subespecie humana (Españoliensis comunys), pero me limitaré a hacer una comparación televisiva. De un tiempo a esta parte han proliferado como la espuma programas donde en teoría se busca el ‘talento’, llámense Factor X o Tu vales mucho más que el perro de tu vecino. El caso, es que mientras aquí parece que es el programa el que tiene que ir al talento, en Inglaterra por ejemplo son los talentos los que van al programa. Es decir, aquí lo más destacado es el Jonatan que se ahoga, puede que gracioso pero no talentoso. En el Britain’s Got Talent (es decir, el original del que copiaron la idea las productoras hispanas) en vez de eso pueden ver esto otro:

¿No hay una sutil diferencia? Por cierto, el vídeo tiene la opción de verse en alta definición, una de las novedades en las que está trabajando Youtube.

¿Hasta qué punto se puede alcanzar algo especial en una relación? ¿Es todo físico o hay límites mas allá de los átomos? ¿Lo metafísico es irreal? Quien sabe, muchas preguntas de ese tipo se me agolpan en la mente últimamente. Por ahora y como última cosa yo dejo una recomendación musical, Girls in Hawai. Son un grupo belga de Indie Rock que suenan bastante bien. Tienen dos discos (From Here to There (2005) y Plan Your Escape (2008) ). Me encanta el nombre del grupo, es de lo que no hay.

Anuncios
Published in: on abril 16, 2008 at 4:25 am  Dejar un comentario  
Tags: , , , ,

La linea

Una vez de pequeño estuve en un equipo de fútbol. Apenas salí en ningún partido oficial, odiaba todo aquello. No era yo muy sociable con tan poca edad, tenia la cabeza en otras cosas que para mi eran mucho mas importantes. Una vez de no tan pequeño leí (o tuve que leer) Rebeldes, de S.E Hinton. El libro me gustó porque la autora lo había escrito con más o menos la edad que yo tenia al leerlo. Y a mi siempre me había atraído la idea de publicar un libro con poca edad para destacar (una idea que surgió a los 11 años y acabó diluyéndose cumpleaños tras cumpleaños). Algún tiempo después vi la película, dirigida por Coppola y protagonizada por jóvenes y desconocidos actores como Tom Cruise o Matt Dillon que posteriormente cobrarían cierta fama. Visto con perspectiva, me atrajo la idea que proponía el libro. Saltar la línea.

Hará años que leí una serie de libros de Stephen King, como Corazones en Atlántida y El Cazador de Sueños. En este ultimo, hablaban a menudo de ‘la linea’. En su momento no le dí ninguna interpretación concreta, pero con el tiempo esa linea fue adquiriendo poder en mi universo mental. Para mí, la línea era una indeleble marca que distanciaba lo ‘socialmente apto’ de lo ‘que no se debe hacer’. Un salto entre lo que está bien, y lo que podría no estarlo. Y no solo en términos éticos, la linea iría mucho mas allá. Llegó un punto que me daba igual completamente si King quería darle ese sentido, yo estaba conforme y con eso valía.

Empecé a ver lineas por todas partes. Películas que me gustaban porque el protagonista ‘atravesaba’ la linea, como Taxi Driver. Matar a alguien, ya no tenia vuelta atrás. Pero no hacia falta que fuera un acto tan radical. En resumen, se trataba únicamente que después de realizar cualquier acto no podrías volver a estar en la misma situación que antes de cometerlo. Lo cual supone una gran inseguridad. Así pues, la vida está llena de inmensas lineas invisibles, muchas de ellas traspasamos sin plantearnos si quiera que lo estamos haciendo. Otras, las menos, las meditamos y reflexionamos buscando cual será la mejor manera de actuar.

A un melodrama como ‘Historia de lo Nuestro‘ se le puede aplicar también esta teoría. La trama gira entorno a un matrimonio que después de años casados comprende que deben separarse. Empieza bien, fuerte, convincente… para ir perdiendo toda la credibilidad narrativa hasta un final completamente prescindible. Lo que mas me llamó la atención fue la evolución de la protagonista femenina, cuanto menos realista. Una Michelle Pfeiffer con unos preciosos ojos azules empieza teniendo una conversación con sus dos amigas:

-En mi opinión no es una aventura, Teresa nunca se acostó con el, solo se besaron.

-Un beso ya es una aventura.

-¿Crees eso?

 

-Absolutamente. En cuanto estableces cualquier relación con otra persona aunque solo sea hablar afecta forzosamente a la persona con la que se supone debes tener mas intimidad.

Según va avanzando el film, a través de continuos flashbacks para mostrarnos la historia que se entremezclan con el presente, esta visión se transforma. En uno de esos flashbacks se muestra una discusión:

-No te estaba engañando.

-Pero entré en tu despacho y oí, oí como le estabas contando a una mujer, a una tal Sara detalles íntimos de nuestra relación, de nuestros problemas. Por ese motivo deduzco que hay algo entre tu y esa mujer.

-¿Como tengo que decirte que no hay nada? Solo hablábamos.

-¿De nosotros? Hablabais de nuestra vida.

-Estábamos hablando.

-Eso no es hablar, es el inicio de una relación. ¿Por que no me hablaste de ella si no hay nada que ocultar? ¿Por que no me lo dijiste?

-Solo necesitaba alguien con quien hablar.

-Mientes, podías haber hablado conmigo.

[…]

-¿Jamás has pensado que puede que no seas tu el centro de todo? Puede que esté cansada, puede que tenga 5000 cosas en las que ocupar todo el día, puede que me sea imposible satisfacer cada una de tus necesidades en el preciso momento en el que tu lo deseas.

[…]

-Tampoco te hablo de satisfacer cada una de mis necesidades, te hablo de tener alguna conexión, una mirada, algo que indique estamos los dos del mismo lado.

¿Por qué no hablas con tu amiguita? Estoy segura de que ella sabrá ayudarnos a estar del mismo lado.

 

No es lo mismo leerlo que visualizarlo, con los gritos y gestos. Sin duda lo mejor es la frase con la que termina la discusión, que es una forma de volver a empezarla. Me sentí raramente identificado con lo que ella planteaba en estas dos intervenciones tan ‘elocuentes’. Yo que creía que era un egoísta por ver ciertas cosas de un modo singular, y un melodrama cualquiera de Hollywood tiene unos diálogos que expresan aquello que tantas veces he pensado. Curioso. Igual de curioso fueron los siguientes minutos del film. Ella, la que pretendía compartir todo y defendía que una mínima conversación podía suponer una traición a la confianza. Ella misma empieza a tontear con otro. Y entonces se produce una especie de monólogo justificador… :

-Muchas veces he oído decir ‘Siguieron juntos a pesar de que el matrimonio no funcionaba’ personalmente y durante mucho tiempo jamas pensé que mi matrimonio hiciera aguas. Creía que el amor consistía en enamorarse y desenamorarse. Ya saben, picos y valles. Pero, al cabo de un tiempo los picos se van haciendo mas bajos y mas espaciados y un día te preguntas ¿Realmente esta soy yo? ¿Alguien que se a mudado permanentemente al valle? ¿O acaso es solamente con esta persona? Es entonces cuando te preguntas, quizá haya otra versión de mi vida, de mi misma que sea mas feliz.

 

Tiene razón, puede que no lo tuviera en lo anterior pero en el monólogo sí. Hay ocasiones en las que una serie de circunstancias repetidas en el tiempo hacen que cambiemos nuestra forma de ser y de actuar sin apenas tener consciencia. Y las personas que tenemos alrededor se forman una imagen de como somos, siendo prácticamente imposible cambiarla. Me es imposible no hacer un paralelismo con mi pasado. Cuando yo era niño, igual que el resto de niños fui al colegio. Estuve en el desde los tres años a los quince. Bien, durante todo este tiempo vi a prácticamente la misma gente, con pocas variaciones. Y la misma gente me vio a mi. Se formaron una imagen de mí tanto compañeros, profesores, padres de alumnos… Tanto era así que al llegar al último curso, y en los precedentes hasta yo mismo me veía así. Siempre fui un bicho raro, o un raro bicho. Al final acabé por asumir que yo era aquello que veían los ojos de los demás, y eso solo me dio la tranquilidad y la pesadumbre de no tener que cambiar. Por suerte, el colegio se acaba y debes migrar al instituto. Ahí te das cuenta de que realmente no eres nada de lo que creías ser, que tienes un mundo nuevo en el que mostrarte tal y como te apetezca mostrarte. Quizá la culpa no fuera mía, sino de la gente que me rodeaba. Pues bien, en las relaciones puede llegar a pasar lo mismo, y a eso se refiere la señorita de los ojos azules en el monologo. Cuando conoces a alguien nuevo, algo nuevo, siempre tienes la oportunidad de mostrarte como algo fresco, realizando cosas a lo mejor impensables anteriormente. Lo malo de la película es el final, y siento destrozarsela a quien no la haya visto. Personalmente creo que lo lógico y lo que de verdad hubiera ocurrido es que la mujer con una recién adquirida soltería emprendiera una aventura intensa y picante con su amigo divorciado, quedándose el marido con la resignación. Es curioso como durante la primera parte del guión es él quien intenta recuperar el contacto perdido mientras ella se muestra esquiva. Y en la segunda ella va cambiando poco a poco hasta la escena final. Esta parte sobraba, completamente. Nunca me gustó el edulcorante made in Los Angeles, para cosas dulces y agrias me quedo con esto (y eso que la versión original del tema es mejor):

Un video que se me pasó comentar, que graciosa cadencia tienen las plantas al moverse:

 

 

 

Published in: on marzo 6, 2008 at 12:41 pm  Dejar un comentario  
Tags: , ,

Gasolina

Hoy me apetece compartir como son las noches en las que tu te vas a casa y yo me quedo aquí, pensándote, echándote de menos. Lo primero de todo es el olor. Tu olor se queda impregnado en mis manos. Supongo que será de tanto acariciarte, de manosearte todo el cuello con suavidad una y mil veces. Y mil dos veces… Me encanta. Me llevo la mano a la cara, inspiro fuerte, cierro los ojos y puedo sentirte tan cerquita. Hago todo lo que sea porque permanezca conmigo, hasta dormirme si es posible.

Si un día, como hoy, te vas y no sé que estás haciendo o si has llegado con buenos pensamientos a tu cama… no puedo evitar escribirte. En un primer momento me intento controlar, pienso en los millones de motivos por los que no debería escribirte un mensaje o llamarte. Y funcionan… al principio. Yo me concentro o pretendo concentrarme en cualquier otra cosa para reprimir las ganas. Pero, poco a poco, como el típico monstruo marino de cualquier película de terror, va saliendo a flote un sentimiento que no se puede controlar. Y me pongo en contacto contigo de la manera que mas apropiada considero en ese momento, sintiéndome culpable por ser pesado y a la vez aliviado. A veces contestas, a veces no. A veces espero contestación, a veces no.

Las ideas y pensamientos se agolpan en mi cabeza. Preguntas y preguntas sin respuesta, o que yo no me puedo auto responder. Si te habrá pasado algo, si te pasará, si… Y sobretodo, inquietud por saber que recorre el interior de tu cabecita. Que rayos pasará por ahí, y por tus sentimientos. Ideas, como que en realidad mis palabras solo te producen pesadumbre porque tu no sientes lo mismo que yo y no sabes como decirlo. Que tienes que pasarme de página, y no sabes que forma usar para no hacerme daño. Que te pasa yoquesequé que yo no sé… Muchas. La idea de que te ahorras palabras para ahorrarte hacerme daño, y me lo estoy haciendo yo por pensar eso. Grandes películas mentales.

Mas, si hay algo que puede resumir todo eso, es el miedo a perderte. Al abrigo de la luna (cuando la hay) y de la oscuridad (cuando no hay luces), pienso en que no quiero perderte. En que, por alguna misteriosa razón, cualquier mínima cosa que te ocurra en la vida tiene la capacidad de producir en mi un terremoto. Una especie de ‘efecto mariposa’ algo tergiversado. Y me planteo el poder que tengo sobre tu vida, odiando la idea de hacerte daño en cualquier sentido, llegando incluso a sentirme mal a veces. Un miedo inerte, imposible de definir, que siempre estuvo ahí pero últimamente a cobrado fuerza. Me pregunto si me cuentas, contarás o contarías las cosas que te pasan o pasaran. Todo. O al menos todo lo que yo te contaría. Solo así, creo, podría llegar a calmarlo.

Y sigo imaginándote, imaginando todo lo que me gustaría darte, todas las nuevas cosas que me muero por enseñarte. Repitiéndome ideas inocuas, reflexionando sobre si acaso no es demasiado poco lo que puedo ofrecerte. Si acaso no te mereces mucho mas. Luego viene la vena realista y me dice que para la edad está bien, incluso bastante bien. Pero tu y yo no somos realistas, porque tu y yo no somos reales. Eso es algo objetivo. Lo que tu me produces es un milagro, algo sobrenatural… Asi que si dicen que los milagros no existen, nosotros tampoco.

Siempre me han hecho mucho daño las parcelas de tu vida que no conozco. Mi tendencia autodestructora hacia maldades con ellas. En cierta medida lo siguen haciendo, pero he aprendido a controlarlas dentro de lo posible. El hecho de que yo no sea tu novio hace que mi deseo de posesión, de quererlo todo se pueda calmar pensando simplemente ‘eh, no sois pareja, relájate’. Ya ves, los pensamientos más tontos siempre son las soluciones mas fáciles. Lo había conseguido, el moderarme en mis impulsos y los había cuasi eliminado… pero un rato contigo como el de esta noche es imposible de eliminar. Tu cara mirándome, tus manos posándose suavemente sobre mi, el roce con tus piernas y el vaivén continuo de tu respiración, permanecen junto a otras miles de cosas perfectamente imperfectas dentro de mi cabeza. Y son mi mejor tratamiento para cualquier adversidad, son la mejor gasolina. Tu me mueves.

Published in: on marzo 2, 2008 at 9:54 pm  Dejar un comentario  
Tags: ,

Across the Universe

Descubrir algo nuevo y ponerle tu propio nombre (o el apelativo que más te guste) tiene que ser algo único. Lo suyo sería hacerlo uno mismo, viviendo una aventura o al menos el proceso del descubrimiento. Si eres una persona vaga o no quieres complicarte la vida puedes registrar una estrella, estilo Un Paseo para Recordar. Lo malo es que te cobran bastante dinero (120€ la opción más barata) por ponerle el nombre a la luz brillante. Siempre puedes hacerlo de forma más modesta y gratuita gracias al ayuntamiento de Barcelona (yo solo usé este método, no voy a dar dinero a alguien por decir que un punto en el firmamento tiene mi nombre).

Curiosamente hoy se hizo publico el descubrimiento de la que es a día de hoy la galaxia mas lejana. ¿Sabes como la han llamado? Nada más y nada menos que ‘A1689-zD1‘. Vaya titulación más poco original, si me hubieran dejado poner el nombre a mí hubiera sido mucho más ocurrente. Quizá ‘Galaxia Muymuylejos‘, ‘El infinito y más allá‘ o mejor, ‘Una galaxia muy muy lejana‘, así los títulos del principio de Star Wars tendrían más gracia. (Cabe resaltar las veces que he utilizado en estos dos párrafos el monosílabo ‘más’, debo tener un complejo de inferioridad o algo por el estilo).

¿Te has preguntado alguna vez a que huele el espacio? No es una cuestión sin respuesta, como las del anuncio. Según Don Pettit, que no tengo ni repajolera idea quien es pero seguro que es listo, huele a algo metálico. No lo he olido, pero estoy practicamente convencido al 100% de que me seguiría quedando con mi olor a coche nuevo y la gasolina entrando en mi cabeza a través de mis orifícios nasales. Hace unos días, la NASA (que es lo mismo que decir decir muchas veces seguidas asan) envió hacia Polaris el Across the Universe de los Beatles. ¡Qué noticia más curiosa! dijeron muchos. ¡Qué elección tan apropiada! dijeron otros. ¡Ahora John conocerá más paisajes! dijeron los fans de Lennon. ¡Quizá los aliens compren discos! dijo Yoko Ono. ¡Pobres alienígenas! dijeron los Beatlefóbicos…

Yo, como buen Beatlemano (unión de Beatles y la palabra mitómano para quien no lo sepa) aprovecho esta información y cambio la temática espacial por la musical. Dicen por ahí que Frank Sinatra siempre afirmaba que Something era la canción de amor más asombrosa jamás escrita. Incluso fue la única canción que versionó a los Beatles durante infinidad de conciertos. Esta composicion, de George Harrison (quien siempre estuvo a la sombra de John y Paul, aunque con composiciones soberbias como My Sweet Lord), es realmente preciosa. La mayoría de la gente creía que estaba escrita para su esposa Pattie, pero él mismo confesó que la había escrito pensando en Ray Charles. Curioso. Algo así ocurre con el Wonderwall de Oasis, todo el mundo imagina que se lo escribía a su novia o amada y realmente lo hizo pensando en un amigo. A Harrison le gustaban varias versiones, entre ellas la de James Brown. Yo me quedo con la original, y el video con ese color característico de finales de los 60.

You´re asking me will my love grow?
I don´t know, I don´t know
You stick around now it may show
I don´t know, I don´t know

No quiero decir mucho más por hoy. Tan solo un par de reflexiones. ¿Te has dado cuenta alguna vez de lo absurdo que son los horóscopos? ¿Y lo doblemente absurdos que son los horóscopos incluidos dentro de las revistas del corazón? Estos últimos, aparte del clásico ‘será una semana interesante, una antigua amistad volverá con fuerza a tu vida‘ añaden comparaciones con las vidas de los famosos. Esto es algo así: ‘Es un tiempo propicio para realizar un viaje, como Ana Obregón y su hijo que han estado en Baqueira‘. ¿Quién escribe esto? ¿Le pagan? ¿Cuanto? ¿Si hiciéramos una colecta entre mucha gente y le pagáramos más que la revista dejaría de hacerlo? Me imagino el funcionamiento. Primero encontrar un par de famosos de cada signo, ver que han hecho esa última semana y a partir de ahí escribir el texto. ¿Que se han separado? Pues nada, será una ‘semana difícil en el terreno sentimental‘. Si han tenido un hijo será ‘momento propicio para afrontar nuevos retos’… etc. Pa té ti co.

La otra reflexión… nada (Sabes, me acabo de dar cuenta que ni siquiera sé si me estás leyendo). Es solo sobre cuan patéticas podemos llegar a ser las personas. Yo personalmente, no entiendo nada. Nada de nada de nada. Me consume cuando intentamos aparentar normalidad, y realmente no hay nada normal. A veces se agradecen frases como ¿Pero a tí qué coño te pasa? ¿Me lo puedes explicar? Creo que son más agradecidas que llevarlo todo con normalidad. Es como si un hijo llega a su casa completamente lleno de sangre, demacrado, con golpes por todas partes. Se sienta a comer la comida, su madre se sienta enfrente, le mira y dice ‘¿Qué tal el dia? Hacia frio. ¿No?‘ Lo peor no es eso, sino que encima el hijo responde ‘Bueno, el examen bien, sacaré un ocho‘. Viva la comunicación.

Published in: on febrero 13, 2008 at 4:34 am  Dejar un comentario  
Tags: , , ,

Delicioso

Llevo todo el día (bueno, todo mi día, desde por la tarde… teniendo en cuenta que me he levantado a las tres y mucho) con una palabra en la cabeza. Seria la ‘palabra del día‘. Delicioso.

Me lo ha inspirado este video. No sé porque… intentemos analizarlo. ¿Crees que será por los dos segundos del inicio, esos preciosos zapatos con las medias? ¿Por la clase, estilo, y forma de pintarse las uñas que tiene la mujer? ¿Por su asombroso parecido con Sofia Coppola? ¿Por el delicioso final? Es posible, probable, que algo de eso tenga que ver. Pero no, porque oí la canción antes de ponerla cara. De la letra de ese tema, me quedo con esto:

suppose i never ever met you
suppose we never fell in love
suppose i never ever let you kiss me so sweet and so soft
suppose i never ever saw you
suppose you’d never ever called
suppose i kept on singing love songs just to break my own fall
just to break my fa-a-a-a-a-a-ll

Ayer no conocía la existencia de esta ‘Regina Spektor’, amiga de mis amigos The Strokes (Su primer disco, Is This It, me marcó. Hasta tenía un fondo de escritorio suyo diseñado por mi.) La verdad es que me resulta curioso como he llegado hasta ella. Hoy, estaba reviendo post de mi antiguo blog, el de blogger. En la última entrada habia un comentario, yo suponía que de Kati o algo así… ¡Pero no! Era una tal ‘runa’ que decía que lo poco que había leído le había parecido precioso. Si mi cara representaba en ese momento como me sentía, debe haberse puesto con unas facciones de sorpresa grandes. Me sorprende que alguien que ni me conoce piense algo así, la verdad. Luego estuve cotilleando por el perfil de susodicha comentarista y por su blog. Coincidimos en algunas cosas. Creo, que ella debió buscar gente a la que le gustara Marlango y a partir de ahí llegó hasta mi blog… firmando en una entrada de Noviembre de 2007 un primero de Febrero de 2008.

Conociendo a Jane Austen es otra película que se podria etiquetar como ‘comedia romántica’ o ‘drama’, según el crítico y sus críticos criterios. No tiene gran cosa, los personajes no dejan de ser un esqueleto sin profundizar demasiado, muy estereotipados. Sin embargo, consiguió hacerme reír en algún momento, y se ve con bastante facilidad. Diría qué es lo que más me llamó la atención, y pondría un trailer para que se viera un trozito, pero no. Si no has visto la película, no tiene sentido que diga nada. Y el trailer solo dura dos minutos, pero le es suficiente para mostrarte un montón de trozos importantes de la película sin orden cronológico alguno… ¿Quién se encarga de hacer los trailers? ¿Les pagan para intentar joder la película al que va a verla después, poniendo escenas del final en ellos? ¿No seria mejor crear un trozo de video de unos pocos minutos explicando de que trata la película sin sacar ninguna escena de la película?

Al verla, y debido a una de las ‘subhistorias’ que hay en ella, me he sentido un poco imbécil. Esta mañana me levanté y puse en privado el invento de este diario. No lo quería borrar, pero tampoco quería dejarlo abierto, asi que trasteé hasta hacerlo privado. ¿Razones? Mi cabecita se inundó pensando que lo que la noche anterior habia parecido una buena idea en realidad no era mas que otra tonteria. Que no era necesario, era saturante y tu no te merecias esto. En el buen y en el mal sentido. Ciertamente, estoy cansado de (mis) gilipoyeces, un hastío que no es necesario. También tu tienes tu parte, pregúntate cuanto haces tú. Pregúntate que pasaría si un día llegamos y yo estoy calladito y no se me ocurre nada que decir. ¡Pregúntate! Cuando yo me comporto como un capullo, sé que me estoy comportando como un capullo. ¿Por qué me dejas? ¡No me dejes! Sé que deberia mostrarme mucho mas cercano en días como hoy, y tu deberías hacerme hacerlo dando ejemplo. Quiero mostrarte una conversación, pero no creo que ni aquí ni ahora sea el sitio adecuado.

Si lo es, en cambio, para esta otra cosa. Seguramente tu ya la conocieras, pero para mi ha sido un descubrimiento:

“…te cambio tu corazón por el mío, para mirarlo y mirarlo…”

¡Qué graciosa me ha resultado! ¡Qué letra tan apropiada!

Mejor poner algo más ‘cookie’ para ponerle punto a esta entrada. Algo como… Madeleine Peyroux. Pero no, no habrá canción ni video. Intuyo que todo ese rollo de cantautoras alternativas te acaba cansando. Y ni te gusta. ¿Cierto o incierto? ¡No me mientas, yo no soy vasco y esto no es la luna! ¡Y tampoco tengo el mismo objetivo! En cambio, creo que Las Vegas si que te gusta. Un regalito. Es un video grabado de noche desde un helicóptero, a una calidad tremenda. Para ponerlo a pantalla completa y abrir la boca, un lujazo para la vista. Eso sí, ocupa mucho, quizá no lo puedas ver. Yo lo tengo descargado, para cuando tenga una pantalla gigante poder ponerlo y sentir que vuelo sin volar. En mi vida, ¿Volar es un sueño posible o imposible?

 

Published in: on febrero 12, 2008 at 3:31 am  Dejar un comentario  
Tags: , , , ,

África

Y usando la posibilidad de enlazar el post introductorio con este primero, usaremos la palabra África. ¿Que sabemos de África? Paraté a pensarlo durante tres segundos y medio. No más. Ya. Uno no suele pararse a debatir mentalmente sobre ese continente que queda al sur.

A mi, así a primera idea, lo que me viene a la cabeza al pensar en ello es una frase…

“Yo tenia una granja en África, a orillas…”

Vamos, Memorias de África. Y su musiquita. Preciosa música. Por cierto, ¿Te gusta la música clásica? Es algo que me acabo de plantear y no sabría responderme. Es una película esa que me gustó. De aquellas que guardas el recuerdo grato según pasa el tiempo desde que la viste… aunque demasiado larga como para verla de nuevo en un lapso de tiempo corto.

En África hay gente haciendo documentales. ¡Tu misma puedes hacerlos! Con el Google Earth, por ejemplo. Puedes seguir a los elefantes en Botswana o a los Otarios en Namibia (estos son una “especie” de focas raras). Sabes, si tuviera que enlazar una canción con la palabra ‘África’, sin duda seria esta:

Asimbonaaaaaaanga… Me recuerda, porque hará un puñado de años ya, mi padre puso internet. Sería Enero del 2002, 56k de velocidad y el clásico sonido PipIpIPIi al conectar el router. Ya sabes, se caía cuando llamaban… Usábamos un programa para bajar música llamado WinMX. A el le dió por recopilar un montón de recuerdos en forma de música, y bajó mucho mucho muchísimo. Hacía discos, para escucharlos en el coche… aunque muchos quedaban por ahí tirados. Uno, se llamaba ‘Afro Sound’, que como su propio nombre indica tenia una colección de canciones africanas o del estilo. La que se me quedó, por oírla mas de una y de dos veces (primero en el coche y después en alguna escucha furtiva por motu propio) fue esta. ¿No me digas que al oírla y cerrar los ojos no te imaginas allí lejos, rodeada de la nada y solo con las estrellas en el cielo (bueno, y con alguna clase de chamán bailando a tu izquierda)?

comic23a.jpg

 

¡El Rey León!
Porque también me recuerda a esto. Una de las películas con más mensaje de ese ser congelado llamado Walt Disney… y con muchos paralelismos con la vida real, léase Timón y Pumba. La canción ‘el ciclo sin fín’ tiene mucha más profundidad que la mayoría de canciones actuales. ¿Qué no?

Es un ciclo sin fin
Que nos mueve a todos
Y aunque estemos solos
Debemos buscar
Hasta encontrar
Nuestro gran legado
En el ciclo
El ciclo sin fin

Tu imagínate eso, cantado en la versión española (la chilena sudamericana no, que no es la de mi infancia)… Vamos, ¡los vellos de punta oye! Aparte, también me hizo recordar que cuando era mucho más pequeño, y mis padres tenian otro coche, yo tenia una granja en África. No, mentira. Lo que si que tenia era una cinta de casette, con la banda sonora de la película. Y la oía, y la reoia siempre que íbamos paseando de noche a cualquier parte. (Segundo momento recuerdo en tan poco tiempo, esto debería incluir un cartelito de ¡Peligro, no interesa! ) Después vinieron otras cintas, como las de los Power Ranger. Esta tenía un temazo llamado Boombastic, me marcó la infancia.

Si te dieran a elegir un viaje con todo pagado durante el tiempo que necesitases (aunque no más de un mes y diecisiete dias) a el lugar (o lugares, máximo 3 y con una distancia entre ellos de 100km’s) que quisieras del continente africano. ¿Cual elegirias? A saber ¿Verdad? Yo creo, que sentarse al lado de las cataratas Victoria y esperar a ver como surge un arcoiris debe ser bonito.

Aunque los mejores lugares, seguro que son esos que ni salen en las guías. Esos que acabas encontrando tu, en un paseo, en un día sin mas. Aquellos sitios, que no tienen porque ser especiales para nadie, excepto para ti mismo, porque te hacen sentir. O por lo que sea, al fin y al cabo no tienes que dar explicación alguna por ellos. Seguro.

Si tuviera que elegir una película con África de fondo recuperaria Grita Libertad. Por lo qperiodismo994.gifue supone, por lo que se puede aprender, y porque gritar libertad está bien siempre (ya sea en Escocia o en Sudáfrica). Se podrian escribir libros enteros sobre el tema, pero yo solo queria maldar cuatro pinceladas sobre lo que me venia a la cabeza de esa palabra. ¿Qué te parece? Al menos está hecho con mimo, la idea no es mala. Rectifico: Para mi mente, la idea no es mala.

Published in: on febrero 11, 2008 at 2:48 am  Dejar un comentario  
Tags: , ,

Inicio, start, comienzo.

Tu hablabas de empezar un diario. Yo tengo tiempo libre, y me aburro. Tu tienes flog, tuenti, otro flog, gmail… Y yo siempre he querido ser diferente. Tu innovas poco, sorprendes poco quizá, no te gusta soñar imposibles. Yo hace mucho que no hago algo nuevo, y vivo en un imposible que algunos llaman sueño.

Queria darte algo, cada dia. Algo nuevo, algo curioso… algo. No solo mis inútiles y tristes palabras ya sean habladas o escritas. Y no quiero un fotolog, demasiado cutre. Y no quiero un blog en blogger, demasiado fácil. Probaremos con esto. A ver que tal…

Espero que te guste el estilo de la plantilla, es el que más me ha convencido. Quizá lo cambie, quien sabe.

¿Y no te preguntas si aun me quedan cosas que contarte, con que sorprender (si es que alguna vez te he sorprendido)? Porque yo si que me lo planteo, cuanto me queda por mostrarte. Llego a la conclusión que mucho, por suerte. Otra cosa será cuanta paciencia tengas tu para aguantar.

De todas formas, este diario raro, o como lo quieras llamar, no tiene por objetivo mi ego… al contrario. Plasmar cosas, ese es su objetivo. Un instante al día, como dice el subtítulo. Un instante, para que lo mires, lo veas, y muestres una sonrisa, se te agranden las pupilas o te evadas a África. Un instante, al fin y al cabo, de relax.

Published in: on febrero 11, 2008 at 1:12 am  Dejar un comentario  
Tags: ,